La marihuana medicinal también se debate en la Legislatura

La marihuana medicinal también se debate en la Legislatura

Mientras la Cámara de Diputados de la Nación aprobó y giró al Senado un proyecto de ley que autoriza al Estado a importar y distribuir el aceite de cannabis para tratar determinadas enfermedades, en la Legislatura bonaerense también avanzan proyectos que plantean la incorporación de la marihuana medicinal en la Provincia, uno de los cuales, incluso, contempla la cobertura para el tratamiento por parte de la obra social IOMA.

En la Cámara de Senadores bonaerense se votó favorablemente el jueves pasado un proyecto que habilita la incorporación del aceite de cannabis como medicamento alternativo dentro del vademécum de salud pública de la provincia de Buenos Aires.

Como ocurrió con la legislación nacional, la norma aprobada por el Senado y girada a Diputados no contempla el autocultivo del cannabis, medida reclamada por profesionales de la salud y familiares de personas para cuyas enfermedades la sustancia resulta paliativa.

La iniciativa es del senador Darío Díaz Pérez, quien sostuvo que que la aprobación, “es un salto cualitativo, que reconoce a las madres que sufren las patologías de sus hijos”.

El legislador destacó que la norma iba “en consonancia” con el proyecto aprobado el jueves a nivel nacional, y sostuvo que “la Provincia debe estar a la cabeza de este proceso de renovación de viejos paradigmas”.

“Esto es un gran avance pero no alcanza: hay que ir hacia el cultivo de cannabis con el control del Estado”, agregó.

CON COBERTURA DE IOMA

El proyecto de Díaz Pérez, que ahora será debatido en comisiones en la Cámara de Diputados, incluso contempla que el medicamento alternativo denominado aceite de cannabis se pueda disponer a la obra social IOMA para que la entregue a sus afiliados que padezcan síndrome de Dravet (epilepsia) y “otras patologías”, dice en su artículo 2 la iniciativa.

En tanto, en la Cámara de Diputados se debate otro proyecto firmado por Marcelo Torres(Frente para la Victoria) quie prevé que el medicamento sea incluido en el vademecum de Salud Pública Provincial “para el tratamiento de patologías como epilepsia refractaria, cáncer, dolores crónicos, fibromialgia, glaucoma, esclerosis múltiple y toda otra patología, existente o futura, que la Autoridad de Aplicación de la presente ley considere conveniente”.

También, dispone la cobertura médico asistencial integral por parte de IOMA y de las obras sociales y de medicina prepaga con actuación en el ámbito de la provincia.

EN EL CONGRESO

La semana pasada la Cámara de Diputados de la Nación votó un proyecto de ley en el mismo sentido, permitiendo el uso terapéutico de la marihuana, aunque no el autocultivo.

En medio del reclamo de varias organizaciones, que apuntan a la legalización del aceite de cannabis para tratar enfermedades como la epilepsia, el cáncer y fibromialgia, entre otros, 221 diputados se pronunciaron a favor dando media sanción al proyecto que ahora deberá convertir en ley el Senado.

El proyecto fue impulsado por el oficialismo, un sector del massismo y el bloque justicialista. Y, además de autorizar el uso medicinal establece un marco que regula la investigación científica del cannabis y sus derivados para aplicarlo en cuestiones vinculadas a la salud.

Además determina que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) apruebe la importación de este aceite en aquellos casos en que los pacientes que lo requieran presenten patologías contempladas en el programa que establece el proyecto de ley y cuenten con la indicación médica pertinente.

En opinión de los investigadores, el tratamiento basado en la planta de cannabis, es considerado efectivo y seguro tanto en chicos como en adultos. Y la Anmat ya autorizó casi cien tratamientos importándolo de los Estados Unidos, en su mayoría para tratar casos de epilepsia refractaria, aunque en algunos casos para aliviar el dolor.

El médico platense e investigador de la UNLP Marcelo Morante viene trabajando desde hace años sobre el tema y recientemente explicó que la sustancia “se usa como fitoterapia complementaria a los tratamientos médicos convencionales, logrando efectos positivos en patologías donde los fármacos convencionales solos no lograron las mejorías buscadas”.

Además del debate nacional, ahora en la Provincia se inicia también la discusión sobre su implementación.

Fuente: eldia.com